Diferentes tipos de cepillos ¿Cuál debo usar?

Diferentes tipos de cepillos ¿Cuál debo usar?

Publicado el 08-09-2020

Años atrás quedó esa época en donde el cepillo de dientes era una herramienta casi estándar para todos. Hoy nos encontramos con una amplia y vasta gama de ofertas de cepillos que cubren todas las necesidades de los diferentes tipos de usuario que existen.

 

El cepillo es nuestro mejor amigo y nuestra punta de lanza para mantener una higiene buco-dental óptima, por lo que lo más recomendable es ir primero donde tu dentista para que recete un cepillo de acuerdo a las necesidades de tu boca.

 

En términos generales, ya que está demostrado que son los que logran remover más placa e higienizar de mejor manera nuestra boca.

 

Con eso dicho, es fácil hacer una primera selección de los diferentes tipos de cepillos que existen. Estos suelen dividirse en:

 

  • Manuales: estos son los cepillos de dientes de toda la vida y existen de muchos tipos. Muchas veces tienen múltiples adicionales que solamente hacen más difícil la elección, pero cuando se trata de tus dientes, lo más simple es lo mejor. Recuerda, elige cepillos suaves y de cabeza pequeña.
  • Eléctricos: ocupan electricidad para funcionar. Son cepillos que pueden ser muy útiles para aquellos que tienen menor destreza manual ayudando a mantener una higiene mejor cuidada que si lo hicieran con uno manual.

 

Ahora bien, dentro de los cepillos existen diferentes grados de dureza en los filamentos que se acomodan a tus necesidades. Existen tres tipos básicos:

 

  1. Duros
  2. Medios
  3. Suaves

 

Los duros y los medios no son recomendados para la higiene oral, ya que destruyen las encías y está comprobado científicamente que limpian menos que los suaves. Esto ocurre porque sus filamentos, al ser tan rígidos, no son capaces de adaptarse a la cara de los dientes. Aun así, algunas personas los prefieren porque les dan la sensación de que “limpian más”; en realidad esto es solamente una sensación por lo duro que son contra las encías y tus dientes.

 

Como dijimos antes todos deberíamos utilizar los cepillos suaves. Pero ojo, ¡sin mucha fuerza!  Muchas personas hacen mucha fuerza, porque “sienten que no les limpia”, y por esto los filamentos rápidamente se abren y el cepillo pierde su efectividad. Los cepillos necesitan una fuerza mínima para funcionar de manera óptima y efectiva.

 

Cambia tu cepillo frecuentemente, la mejor forma de determinar cuándo es mirando los filamentos. Si tienes dudas de que cepillo y cómo utilizarlo, te recomendamos visitar a tu dentista para que te pueda dar todas las instrucciones de higiene para mantener tus dientes blancos y sanos.

 

¿Cómo puedo mantener mis dientes blancos por más tiempo?

 

Tu sonrisa es definitivamente una carta de presentación frente al mundo. No solo es algo estético, sino que un indicador de parámetros de salud y por qué no, de autocuidado. Por eso mantenerlos en óptimas condiciones es algo importantísimo que jamás, jamás, jamás, debes pasar por alto.

 

Con eso en mente queremos darte una serie de consejos para poder mantener tus dientes blancos por más tiempo, y evitar prácticas nocivas que perjudican tu sonrisa.

 

  1. Evita alimentos que manchan el esmalte dental: lo básico es lo básico, pero no por eso menos importante. Mantener tus dientes blancos depende en un buen grado de evitar consumir alimentos que contengan una gran cantidad de pigmentos que terminan manchando tus dientes con su consumo regular. Hablamos de cosas muy populares como: Bebidas cola, vino tinto, cigarrillos, café, té, salsas, jugos oscuros, caramelos, etc.
  2. Cuidado con el hierro: si tomas Hierro como parte de una dieta o suplemento alimenticio, debes saber que el óxido ferroso suele manchar los dientes con un color café. Estas manchas pueden removerse fácilmente con una limpieza dental adecuada.
  3. Evita los cambios bruscos de temperatura: el esmalte dental tiene una primera capa protectora que es frágil a los cambios bruscos, cosas muy frías o muy calientes pueden provocar microfisuras permitiendo que los pigmentos se alojen y manchen los dientes en una manera mucho más compleja de tratar.
  4. Cuidado con las cosas ácidas: el consumo excesivo de bebidas con gas, limón, y otros alimentos ácidos provoca daño en tus dientes. Además, no te laves los dientes inmediatamente después de comer comidas ácidas. Al contrario de lo que crees, no te estás haciendo un favor. Al cepillarte luego de comer recientemente comidas con jugo de limón, bebidas cola, etc., lo que haces es esparcir el ácido presente en tu comida por todo tu esmalte de manera que la debilitas más de lo necesario. Espera a lo menos 30 minutos antes de cepillarte tus dientes luego de comer comidas ácidas.

 

El debilitamiento del esmalte por conclusión, potencia la aparición de manchas provocadas por comidas más pigmentadas como las mencionadas más arriba.

 

 ¡Mantén tus dientes limpios y sanos!

 

El punto más importante de todos, recuerda mantener una buena higiene dental con un cepillo, seda y pasta dental adecuados. ¡Esto finalmente es lo primordial para mantener tus dientes blancos y lo más importante sanos!

 

Fuente: Redental

https://redental.cl/

Se parte de Chilena Consolidada

Contáctanos

600 600 9090